Cómo enfriar la casa y cómo el diseño y la arquitectura te ayudan a conseguirlo

Igual de importante que conseguir que la vivienda sea cálida durante los meses de invierno es refrescar el hogar en la temporada de más calor. La forma más habitual de conseguirlo es encendiendo el aire acondicionado, pero hay muchos otros trucos que pueden ayudarnos a bajar unos cuantos grados la temperatura sin necesidad de hacer gasto energético. ¿Quieres descubrir cómo enfriar la casa? Te cuento cómo la arquitectura y el diseño de interiores pueden ayudarte a lograrlo.


¿Qué son las casas pasivas?

Lograr una temperatura perfecta dentro de casa sin pagar mucho dinero es un quebradero de cabeza para las familias. Sin embargo, existen construcciones que mejoran la eficiencia energética, y consiguen que la vivienda esté caliente en invierno y fresca en verano. Este es el caso de las casas pasivas.


Estas viviendas están creadas para mantener las condiciones atmosféricas ideales en su interior, se sirven de diferentes estrategias de la arquitectura para lograrlo, y se construyen en base al terreno, los materiales y el entorno en el que se va a vivir. Utilizan, por ejemplo, patios, porches, aberturas al sur, muros que captan y almacenan calor, buenos aislamientos o ventilaciones cruzadas para regular la temperatura y humedad interior. Así logran el confort con el mínimo gasto energético posible.


Cómo enfriar la casa: trucos de diseño para conseguirlo (H2)

Como hemos visto, para enfriar la casa en los meses de calor no hace falta recurrir en exclusiva a los equipos de aire acondicionado. Algunos trucos de diseño también nos ayudan a conseguirlo.

  • Elige los materiales correctos: las piedras naturales como el granito y el mármol son perfectos para reducir la temperatura de la vivienda. Y lo mismo ocurre con los revestimientos de cal y yeso, que nos permiten aliviar la sensación de bochorno.

  • Incluye espacios con agua: en el proceso natural de evaporación,el agua necesita grandes cantidades de calor y lo absorbe de su entorno inmediato. Por eso su presencia en el interior en forma de fuentes, estanques y piscinas interiores ayuda a refrescar el ambiente.

  • Pon atención a los tejidos: lo más recomendable es cambiar los textiles de cama y sofá en los meses de verano. Tejidos como el algodón o el lino son perfectos para evitar pasar demasiado calor.

  • Apuesta por los tonos claros: a la hora de pintar tu casa no tengas miedo a apostar por los colores fríos si las estancias reciben mucho sol. El azul claro, verde aguamarina o el rosa pastel y, por supuesto, el blanco, crema y todos sus derivados son idóneos para refrescar la casa.

  • Llena la casa de plantas: las plantas no solo sirven para decorar los espacios, sino que también ayudan a refrescar el hogar. Llena tu casa de verde para conseguir estancias más frescas.


Ahora ya sabes cómo enfriar la casa, pero si quieres ayuda para conseguirlo en Beatriz Saiz, estudio de arquitectura y diseño de interiores en Madrid, te asesoramos para que las altas temperaturas del verano no supongan un inconveniente durante tu tiempo en casa. No dudes en contactar con nosotros si quieres un hogar de diseño y con el máximo confort.


10 vistas0 comentarios